Camino del Norte

Etapas

34

Inicio

Irún

Longitud

824 km

Hotelpalacion, CC BY-SA 4.0, via Wikimedia Commons

El Camino del Norte, llamado también Camino de Santiago del Norte o Camino de Santiago por la Costa, es una de las rutas jacobeas históricas empleadas por los peregrinos europeos para llegar a Compostela. Este itinerario, que tradicionalmente comienza en la urbe francesa de Bayona, cruza toda la costa cantábrica peninsular de este a oeste. En España, el Camino parte de Irún y atraviesa las principales ciudades y municipios del norte, dotadas de un amplio patrimonio cultural, motivo que le ha valido su inclusión en la lista de Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

El itinerario jacobeo del norte es conocido por ofrecer multitud de variantes y rutas alternativas, en su mayoría, trazados que se dirigen a la meseta para conectar con otras rutas del Camino de Santiago. Aquí en caminoon.com, en cada página de etapa encontrarás toda la información que necesitas para que puedas elegir la que más se adapte a ti. Por ejemplo, en la bonita localidad cántabra de San Vicente de la Barquera, el romero puede tomar el Camino Lebaniego, un trazado secular tan histórico e importante que tiene su propio Año Jubilar. Esta variante lleva al Monasterio de Santo Toribio de Liébana, lugar donde según la tradición cristiana se conserva el trozo más grande del Lignum Crucis.

En la aproximación a la ciudad de Gijón, a la altura de la localidad de La Casquita, también habrá que tomar una decisión importante. Existe un desvío para continuar hacia Oviedo y proseguir la ruta por el Camino Primitivo o, por el contrario, continuar el Camino del Norte en dirección a Ribadeo, puerta de entrada a Galicia. Además, otras variantes o alternativas del recorrido tienen una gran base histórica, pues en el pasado eran de obligatorio paso para cruzar rías y ríos, pues no había puentes o medios de transporte. Destacan las de Vegadeo, para salvar la ría de Ribadeo o la de Laredo a Santoña, aún bastante transitada en la actualidad, al no haber servicio de paso de barca en invierno.

¿Por qué elegir el Camino de Santiago del Norte?

Pese a que unas rutas sean más famosas que otras, lo cierto es que no hay un Camino de Santiago mejor o más bello que otro. Todos los trazados tienen su magia, por eso cada peregrino tiene su favorito. Sin embargo, sí que es justo decir que el Camino Costero a Santiago aún conserva gran parte de sus esencias y propósitos, como el esfuerzo y el atravesar bonitos paisajes solitarios. Si aún con todo, no te ha convencido esta ruta jacobea, seguro que con las razones que te daremos a continuación te animas:

  • Experiencia más auténtica: en esta ruta el peregrino se encontrará con un camino menos masificado que el francés, donde muchas personas ya no pueden vivir la auténtica experiencia jacobea. A cambio, también se encontrará con una infraestructura de servicios más limitada, principalmente en las zonas rurales alejadas de los focos turísticos.
  • Aventura: sin duda el Camino del Norte es un reto de lo más apasionante, ya que no es, ni mucho menos, una de las rutas más sencillas que llevan a Compostela. Más bien al contrario, pues tiene una dificultad extra y características singulares respecto a otros caminos, como las constantes subidas y bajadas. Durante el recorrido el peregrino vivirá momentos inolvidables como atravesar la ría de Bilbao en un puente transbordador, llegar a la preciosa localidad vasca de Pasaia en barca o tomar otras variantes legendarias como la que lleva a Liébana.
  • Impresionantes paisajes: al discurrir entre el mar y la montaña, este itinerario es uno de los que mayor cantidad y variedad de paisajes ofrece. El peregrino podrá ver recompensado su esfuerzo diario al disfrutar de numerosos ríos y arroyos, pero también abruptos paisajes de costa y frondosos y húmedos bosques. También regalan la vista los diversos caseríos y pequeñas aldeas vascas, cántabras, asturianas o gallegas, que enriquecen en gran medida la experiencia.
  • Bien señalizado: el Camino de Santiago del Norte es uno de los que mejor señalización tiene, principalmente en el País Vasco y Asturias. Esto no quiere decir que en Galicia o Cantabria sea peor pues, en general, es una ruta bien indicada.
  • Excelente gastronomía: por último, los foodies encontrarán en este camino un filón, pues por todos es conocida la fama de la gastronomía del norte de España, sobre todo la del País Vasco, apreciada a nivel interacional. Sin duda, una excelente opción para guardar fantásticos recuerdos de tu paso por el Camino del Norte.

Historia del Camino del Norte

De igual forma que la mayoría de rutas de peregrinación a Santiago, el Camino de Santiago del Norte se vincula al descubrimiento de los restos del Apóstol Santiago en el siglo IX. Se trata, según diversas crónicas, de una de las vías jacobeas con mayor historia, junto al Camino Primitivo y el Camino Francés.

Antes de la Reconquista Cristiana, esta ruta fue utilizada durante cientos de años, ya que discurría por terreno seguro para los peregrinos, lo que la convirtió en una de las más populares. Tan popular fue que la mayor parte de la nobleza y realeza de Europa utilizaba sus senderos para visitar la tumba del Apóstol. Sin embargo, cuando la península volvió a manos de los cristianos y los tradicionales caminos se volvieron menos hostiles, la ruta jacobea norte perdió protagonismo. A su declive se sumó la apuesta definitiva de la monarquía del siglo XII por el trazado francés.

Con todo, esta vía no quedó nunca en el olvido, pues siempre hubo peregrinos que desembarcaban en los puertos del Cantábrico para continuar con su camino a Santiago. A ello aportaron su granito de arena distinguidos romeros como San Francisco de Asís, que emprendió camino a San Salvador de Oviedo y a Compostela, dejando por el camino un legado formado por varios templos franciscanos.

En la actualidad, las últimas décadas han sido fundamentales para el renacimiento y fortalecimiento del Camino del Norte. La ruta jacobea ha recuperado su vitalidad y se posiciona como una de las opciones favoritas, debido a la belleza de sus enclaves entre el océano y la montaña.

Saber más
Camino del Norte Mapa

Pulsa sobre la imagen para visualizar el mapa con zoom

Camino del Norte Perfil de etapas

Pulsa sobre la imagen para visualizar el perfil con zoom

Preguntas Frecuentes sobre el

Camino del Norte

Claro que no, puedes iniciar y finalizar el Camino del Norte donde quieras. Sin embargo, si dispones de tiempo suficiente y una adecuada preparación física, te recomendamos encarecidamente vivir la experiencia de peregrinar desde Irún o, al menos, desde Bilbao, dos de los puntos de partida clásicos.

En caso de que no tengas tanto tiempo o solo quieras obtener la Compostela, tendrás que caminar por lo menos los últimos 100 kilómetros de la ruta, lo que llevará a iniciar tu peregrinaje en la localidad de Vilalba. Por último, si quieres hacer el Camino en bicicleta tendrás que pedalear 200 kilómetros como mínimo, por lo que habrás de empezar en las localidades asturianas de Luarca o La Caridad.

El Camino del Norte es la ruta jacobea más larga en territorio español. Está compuesta por 34 etapas y una distancia total aproximada de 824 kilómetros. El itinerario comienza en la frontera con Francia, en la ciudad vasca de Irún, y finaliza junto a la icónica catedral en Santiago de Compostela. En caso de realizar la ruta jacobea del Norte en bicicleta entonces las etapas a completar serán 18. De todos modos, la información que encontrarás aquí es orientativa y serás tú el que organices como quieras tu aventura gracias a los consejos de caminoon.com

El Camino de Santiago del Norte, no es diferente al resto de rutas jacobeas a Santiago de Compostela, ya que puede hacerse en cualquier época del año. Cada ruta tiene sus particularidades y cada persona tiene unos gustos diferentes. Y es que lo importante es la experiencia vivida. Elijas el momento que elijas, debes saber que los albergues públicos no cierran, aunque otros de titularidad privada si lo hacen en la temporada de menos afluencia. Además, este camino atraviesa ciudades y localidades turísticas, dotadas de una buena infraestructura de servicios.

La mayoría de personas optan por hacer la ruta jacobea del norte en primavera y verano, cuando las temperaturas permiten disfrutar de la preciosa costa cantábrica y sus turísticas villas y ciudades. Eso sí, presta atención al alojamiento, pues en muchos lugares las plazas de hotel pueden agotarse pronto. Si además vas en el mes de julio, coincidiendo con las fiestas patronales de Santiago podrás disfrutar del mejor ambiente peregrino en la capital de Galicia, sobre todo el 25 de julio, día grande del Apóstol.

También hay algunas personas que prefieren peregrinar al inicio del otoño, cuando las temperaturas aún son suaves y algunos de los enclaves más turísticos se encuentran menos masificados. A cambio, se encuentran espectaculares paisajes de montaña, pero también un tiempo más inestable, por el cual las lluvias pueden ser compañeras de viaje.

Por último, no son pocos los aventureros que hacen el Camino de Santiago del Norte en invierno, una decisión ideal si lo que se quiere es vivir una experiencia solitaria y auténtica. Sin embargo, puede tratarse también de una experiencia dura, pues muchos tramos de montaña suelen encontrarse en mal estado a consecuencia de las lluvias y el barro.

No cabe duda de que el Camino del Norte destaca por su longitud, atravesando España de este a oeste a través de un recorrido de más de 800 kilómetros que comienza en Irún. A lo largo de la travesía el peregrino conocerá hasta 4 comunidades autónomas y 6 provincias: Euskadi, (Gipuzkoa y Bizkaia) Cantabria, Asturias y Galicia (Lugo y A Coruña).

Según las estadísticas proporcionadas por la Oficina del Peregrino de Santiago, en el año 2019 completaron el Camino de Santiago del Norte un total de 5.964 romeros, representando un 5,4% del total. Estos datos, sumados a los de anteriores años, confirman el estancamiento de este itinerario jacobeo, hoy en día el cuarto más elegido, superado por otros como el Camino Portugués en sus dos variantes. Sin embargo, hay que tener en cuenta que esta estadística no contabiliza a los romeros que renuncian a la Compostela, por lo que la cifra real probablemente sea superior.

El Camino del Norte, al ser tan largo y bordear gran parte de España cercano a la costa cantábrica, ofrece magníficos paisajes tanto de litoral, pero también de montaña. Y es que, pese a la creencia general de que esta ruta jacobea es un paseo por la costa, lo cierto es que son muchos los tramos donde el peregrino no verá el mar en muchos kilómetros, adentrándose en grandes valles y extensos bosques que regalan paisajes de ensueño.

Antes de llegar a Galicia, a lo largo de los 800 kilómetros del Camino de Santiago de la Costa, nombre con el que también es conocido este itinerario jacobeo, el romero tendrá la ocasión de conocer grandes urbes como San Sebastián, Bilbao, Santander, Gijón o Avilés. Pero también algunas de las más encantadoras villas del norte de España, algunas de ellas consideradas de las más bonitas de España. Merece la pena aprovechar la estancia a fondo en pueblos como San Vicente de la Barquera, Comillas, Santillana del Mar, Castro Urdiales, Luarca o Cudillero. Ya en tierras gallegas, a partir de Ribadeo, el camino vira hacia el interior permitiendo descubrir históricos pueblos como Vilalba, Vilanova de Lourenzá y Sobrado dos Monxes.

Lugares de interés en el Camino del Norte

Conoce lugares increíbles del camino