Camino Portugués

Etapas

25

Inicio

Lisboa (Portugal)

Longitud

620 km

bob en Flickr

El Camino Portugués, también llamado Camino Portugués Central, es una de las rutas históricas de peregrinación a Santiago. En la actualidad este itinerario es el segundo más popular, aglutinando a 2 de cada 10 peregrinos, solo superado por el Camino Francés. Su baja dificultad, sus buenas comunicaciones, la excelente infraestructura de servicios y la riqueza paisajística de la mayoría de etapas hacen que miles de peregrinos y bicigrinos recorran esta vía jacobea año a año. Y cada vez más, puesto que es el Camino que más ha crecido en los últimos años.

Curiosamente, este itinerario sufrió un notable declive en el siglo XX debido a la famosa aparición de la Virgen de Fátima en 1917. Esto hizo que este santuario acaparara un gran protagonismo perjudicando al mismo tiempo las peregrinaciones a Santiago. Sin embargo, paralelo al auge del Camino de Santiago en las últimas décadas, la ruta jacobea portuguesa ha resurgido y se ha posicionado como una ruta de referencia a nivel internacional cuya repercusión va mucho más allá de la Península Ibérica.

El Camino Portugués entre Lisboa y Santiago es un camino diferente, sin mesetas, ni grandes cumbres o notables desniveles. Es por ello que resulta una de las vías jacobeas más idóneas para los peregrinos que realizan el Camino en bicicleta, sobre todo si lo comparamos con otros caminos mucho menos ciclables como el Camino del Norte o el Camino Primitivo. ¿El motivo? Pues que muchas de las etapas discurren por cómodas pistas de asfalto o tierra con un relieve muy suave, lo que hace muy fácil avanzar hacia Santiago.

Por qué hacer el Camino Portugués Central

Vaya por delante que no hay un Camino de Santiago mejor que el otro. Todos son diferentes y todos tienen sus encantos, por eso cada persona tendrá sus razones para elegir uno u otro. Si aún no tienes muy claro si hacer o no esta ruta jacobea, con lo que te vamos a contar a continuación, seguro que te animas:

  • 2 países en 1: esta ruta de peregrinación permite descubrir tanto Portugal como el norte de España. Si bien es cierto que el Camino Francés también pasa por dos países, lo cierto es que solo media etapa discurre por el país galo. Si decides empezar el itinerario jacobeo portugués en Lisboa u Oporto podrás disfrutar unos cuantos días del país luso.
  • Un camino menos masificado: esta ruta es muy interesante para aquellas personas que huyen de las aglomeraciones de las etapas finales de otras vías jacobeas. Y es que los caminos de Portugal, a diferencia de los del resto, no confluyen en el Camino Francés.
  • Excelentes infraestructuras: debido a atravesar zonas densamente pobladas, sobre todo en la parte española, el Camino Portugués es uno de los que más servicios ofrece (bares, restaurantes, supermercados, etc), la mayor parte de ellos a pie de ruta o a escasos metros de la misma.
  • Un camino “sencillo”: evidentemente, ningún camino es sencillo, pero sin duda, entre todas las alternativas jacobeas esta es una de las que menores desniveles tiene. De este modo, representa una excelente opción tanto para iniciados como para esas personas que deseen una ruta menos exigente.
  • El segundo favorito de los peregrinos: pese a ser cada vez más popular, no es un itinerario que se encuentre aún demasiado masificado. Sin embargo, , aunque sí es posible hacer nuevas amistades y vivir con nuevas personas grandes experiencias. Así pues, esta ruta portuguesa cuenta con un perfecto equilibrio entre el número de peregrinos que la transitan y las condiciones que posee.
  • Paisajes espectaculares: pese a atravesar algunas zonas rururbanas de no demasiado valor, lo cierto es que el Camino Portugués a Santiago regala al peregrino algunos de los paisajes más espectaculares. No en vano, se trata de una de las rutas jacobeas que más zonas verdes atraviesa, así que si eres amante de la naturaleza, podría ser la ruta ideal.

Historia del Camino Portugués

Esta ruta es una de las más históricas de todas cuantas existen. Tras el hallazgo de la tumba del Apóstol, la corona lusa favoreció los intercambios culturales y económicos entre ambos territorios, impulsando la peregrinación desde Lisboa a partir del siglo XI. Como casi todos los itinerarios jacobeos, la ruta original del Camino Portugués se sirvió del trazado de las antiguas calzadas romanas, de las que aún se pueden observar varios vestigios durante el recorrido.

A partir del siglo XII las peregrinaciones a Santiago se convirtieron en masivas y Portugal no fue menos. La devoción hacia el Apóstol multiplicó la construcción de templos e iglesias dedicadas al Santo, que incluso fue patrón de Portugal hasta el siglo XIV, cuando fue sustituido por San Jorge. Tal fue la importancia de la ruta jacobea lusa que varios personajes históricos la utilizaron para visitar Compostela. Entre ellos Enrique de Borgoña y Teresa de León, fundadores del Condado Portucalense; reyes como Afonso II, Sancho II o la Rainha Santa doña Isabel de Aragón.

Sin embargo, la popularidad del Camino Portugués Central cayó al mismo tiempo que las peregrinaciones jacobeas desde Europa, algo que se acentuaría con hechos como la reforma protestante de Lutero, la Revolución Francesa o las desamortizaciones liberales del siglo XIX. Además, en Portugal contribuyeron al declive del camino las famosas peregrinaciones a Fátima, convertido en lugar de culto nacional en el siglo XX.

Saber más
Camino Portugues Mapa

Pulsa sobre la imagen para visualizar el mapa con zoom

Camino portugues Perfil de etapas

Pulsa sobre la imagen para visualizar el perfil con zoom

Las Etapas del Camino Portugués

Etapa Recorrido KM Dificultad Conocer Etapa
1 Lisboa – Alhandra 37 Media
2 Alhandra – Azambuja 23,5 Media
3 Azambuja – Santarém 33 Media
4 Santarém – Golegã 30,7 Media
5 Golegã – Tomar 31,3 Media
6 Tomar – Alvaiázere 32 Media
7 Alvaiázere – Rabaçal 31,7 Media
8 Rabaçal – Coímbra 28,4 Media
9 Coímbra – Mealhada 23,3 Media
10 Mealhada – Águeda 25 Media
11 Águeda – Albergaria A Velha 15,8 Media
12 Albergaria A Velha – Oliveira de Azeméis 19,7 Media
13 Oliveira de Azeméis – Grijó 28,1 Media
14 Grijó – Oporto 15,1 Media
15 Oporto – Vilarinho 26,5 Media
16 Vilarinho – Barcelos 27,3 Media
17 Barcelos – Ponte de Lima 34,5 Media
18 Ponte de Lima – Rubiães 17,4 Media
19 Rubiães – Tui 19,1 Baja
20 Tui – O Porriño 13 Media
21 O Porriño – Redondela 16 Media
22 Redondela – Pontevedra 19,6 Media
23 Pontevedra – Caldas de Reis 21,1 Baja
24 Caldas de Reis – Padrón 18,6 Media
25 Padrón – Santiago de Compostela 24,3 Media
 
Preguntas Frecuentes sobre el

Camino Portugués

Por supuesto que no, puedes hacer el Camino de Santiago Portugués desde donde quieras. Sin embargo, si tienes tiempo y la preparación física necesaria, nosotros te recomendamos hacerlo desde Lisboa o, al menos, desde Porto, dos de los inicios clásicos de esta ruta jacobea. Si por el contrario no dispones de mucho tiempo o tu objetivo es únicamente conseguir la Compostela, entonces tendrás que caminar al menos los últimos 100 kilómetros de la ruta. Esto te llevará a salir desde la localidad de Tui, ya fronteriza con Portugal y también clásico punto de partida del itinerario portugués central. En caso de que peregrines a Santiago en bicicleta, tendrás que completar 200 kilómetros y empezar en Porto.

El Camino Portugués Central es una de las rutas jacobeas más largas, aunque no tanto como otras como el Camino Francés o el Camino del Norte. El itinerario se compone de un total de 25 etapas y una distancia total de 620 kilómetros. El Camino comienza en la capital lusa, Lisboa y finaliza en Santiago de Compostela, junto a la preciosa catedral gallega. En caso de realizar la ruta jacobea portuguesa pedaleando, entonces las etapas a completar serán 11. Sin embargo, la información que ves aquí es orientativa y al planificar tu aventura podrás organizarte como quieras gracias a todos los consejos de caminoon.com

El Camino Portugués Central es apto para realizarse en cualquier época del año. Los albergues públicos no cierran, aunque otros privados si lo hacen en las épocas de menos afluencia, así que dependiendo de la época del año que peregrines, encontrarás más o menos servicios a tu disposición.

La mayoría de peregrinos deciden hacer la ruta jacobea portuguesa en primavera y verano, puesto que es cuando se dan las mejores condiciones climáticas y, además, podrás disfrutar del mejor ambiente en la mayoría de pueblos y ciudades del recorrido. Además, durante casi todo el mes de julio son las fiestas patronales de Santiago, que tienen su día grande el 25. Sin duda, motivo más que de sobra para emprender camino a Santiago en este mes. Eso sí, especialmente en agosto, deberás ir preparado para las altas temperaturas del centro de Portugal.

Otros prefieren peregrinar en los primeros meses del otoño. Estos romeros se encuentran con temperaturas de lo más agradable, pero a cambio también días soleados que se alternan con episodios de lluvias. Por último, también hay peregrinos (los menos) que hacen este itinerario en invierno, encontrándose un Camino poco concurrido a cambio de un tiempo con temperaturas suaves, pero algo inestable.

El Camino Portugués destaca por su longitud, contabilizando más de 600 kilómetros desde su inicio en Lisboa y atravesando dos países, Portugal y España. A lo largo de su recorrido el peregrino atraviesa los distritos portugueses de Lisboa, Santarém, Coímbra, Aveiro, Porto, Braga y Viana do Castelo. Ya en territorio español el camino entra en Galicia por la provincia de Pontevedra, acabando en Santiago de Compostela, provincia de A Coruña.

Según los datos facilitados por la Oficina del Peregrino de Santiago, en el año 2019 completaron el Camino Portugués un total de 30.534 romeros, un 22% del total. Este dato, junto a los de años anteriores, viene a confirmar el imparable ascenso de esta ruta jacobea, en la actualidad la segunda preferida por los peregrinos. Esta estadística no tiene en cuenta a los romeros que no solicitan la Compostela, por lo que la cifra real seguro que es superior.

A lo largo de los más de 600 kilómetros del Camino Portugués Central son muchos los tramos de gran belleza que se puede encontrar el caminante. Desde grandes e históricas ciudades, pasando por pequeños pueblos o zonas rurales y bosques de gran riqueza natural. Aquellos que aún no conozcan Portugal deberían reservar en su aventura algún día para poder visitar con calma las históricas urbes de Lisboa y Porto, esta última declarada Patrimonio de la Humanidad. Además, también recomendamos aprovechar la estancia en interesantes ciudades como Coímbra, Tomar o Barcelos.

Ya en España, merece la pena descubrir pueblos y ciudades como Tui, Pontevedra y Padrón, así como bonitos rincones naturales entre los que se encuentran el Parque Natural Río Barosa cerca de la villa termal de Caldas de Reis o las Gándaras de Budiño, en el municipio de O Porriño

El Camino Portugués Central es, además de una de las rutas más populares, una de las de más tradición, producto de las históricas peregrinaciones realizadas por los portugueses a lo largo de los siglos. Junto con el Camino Francés, es la única que transcurre por dos países diferentes y acaba en Santiago de Compostela. Es por ello que tiene en su haber varias curiosidades que seguro que te encantará saber. ¡Toma nota!

Las flechas en Portugal

Las flechas de color amarillo son un clásico de las rutas jacobeas, como bien explicamos en las curiosidades sobre el Camino de Santiago. Sin embargo, en Portugal el peregrino se encontrará en muchas de las señalizaciones flechas azules que, en muchas ocasiones incluso indican hacia direcciones diferentes. Estas flechas azules llevan a Fátima, otro de los grandes santuarios de peregrinación del mundo cristiano.

El miliario de la fertilidad

A su paso por el municipio de Mos el peregrino podrá encontrar en pleno Camino Portugués uno de los rincones más curiosos de todo el recorrido. Se trata de un miliario romano cilíndrico altoimperial datado del siglo II d.C. situado junto a la iglesia de Santiaguiño de Antas, que antiguamente era objeto de distintas prácticas supersticiosas relacionadas con la fertilidad y la suerte. Tales son sus supuestos poderes que hace más de 100 años, se intentó trasladar el miliario al Museo de Pontevedra, algo que a los vecinos se negaron rotundamente.

Una fuente con aguas curativas

En la villa de Caldas de Reis se encuentra una fuente que ya era muy apreciada por los romanos por sus propiedades curativas. Estos creían que el dios Edovio, del cual se encontraron varias aras votivas en los alrededores, calentaba las aguas y las dotaba de propiedades beneficiosas.

El Santuario de A Escravitude

Muy pocos kilómetros antes de llegar a Compostela, el peregrino se sorprenderá con el Santuario de A Escravitude, esclavitud en gallego. No solo es curioso por su nombre, sino por las leyendas y milagros asociados. De hecho, debe su nombre a un peregrino aquejado de una grave enfermedad que bebió de las aguas del manantial del templo y se liberó de la “esclavitud” de la enfermedad.

Padrón, enclave jacobeo por excelencia

Padrón, clásica penúltima etapa del Camino Portugués, es según la tradición el lugar donde habría desembarcado el cuerpo del Apóstol. En la actualidad, en la iglesia de Santiago de Padrón, situada junto al río Sar, aún se puede ver bajo el altar mayor el “pedrón”, la roca con la que amarraron la barca Teodoro y Atanasio, los discípulos de Santiago.

Lugares de interés en el Camino Portugués

Conoce lugares increíbles del camino