Qué ver en Alicante.

Cala Granadella en Xávea Diego Delsodelso. photo, Licencia CC-BY-SA (Flickr)

Identificada con la Costa Blanca, la provincia alicantina es un popular destino de sol y playa que nos hace pensar en unas vacaciones de ensueño en el Mediterráneo. Sin embargo, hay muchas más cosas que ver en Alicante que su litoral. Y es que por algo la llaman "La Millor Terreta del Món", en español "La mejor tierra del mundo". Prepárate a descubrir preciosos pueblos, ciudades llenas de historia y, por supuesto, una estupenda gastronomía.

Preguntas Frecuentes sobre

Qué ver en Alicante

A continuación, te dejamos con los imprescindibles de la provincia de Alicante:

  • Castillo de Santa Bárbara: situado en la misma ciudad, es sin duda unos de los grandes atractivos que ver en Alicante. La fortaleza se encuentra en lo alto del monte Benacantil y ocasionalmente acoge exposiciones temporales. Es muy sencillo llegar a él, ya que se puede hacer en coche, andando o tomando un elevador frente a la playa del Postiguet.
  • Monasterio de la Santa Faz: este monasterio es también conocido el de La Verónica por, supuestamente, albergar en su interior el pliegue de un paño que limpió la cara de Cristo en su camino al Calvario.
  • Palmeral de Elche: esta gran extensión de palmeras se encuentra en el centro de la ciudad de Elche. Se trata del palmeral más grande de Europa y uno de los más grandes a nivel mundial, solo superado por algunos palmerales árabes. Fue declarado Patrimonio de la Humanidad en el año 2000
  • Mercado Central: se encuentra en el centro de la capital alicantina. Este mercado es un edificio de estilo ecléctico, con influencias del modernismo valenciano. Uno de los mejores lugares que ver en Alicante, principalmente el fin de semana, debido a su animado ambiente.
  • Parque Natural Salines de Santa Pola: se trata de uno de los imprescindibles de la provincia. Un rincón natural formado por dunas, playas y salinas de gran importancia ecológica. Además, ofrece múltiples actividades de ocio para los visitantes como el avistamiento de aves.
  • Altea: se trata de uno de los municipios más turísticos de Castellón. Pero además de ello, Altea es conocido por su precioso casco antiguo, con estrechas calles empedradas jalonadas por encantadoras casas blancas.
  • Jávea: esta localidad es muy conocida por ser un destino de verano de referencia y por tener algunas de las calas más bonitas de toda la Comunidad Valenciana. Entre las más famosas se encuentran rincones imprescindibles que ver la provincia de Alicante como Cala Granadella, Cala Blanca y Cala Sardinera.

Como el resto de la Comunidad Valenciana, la provincia alicantina goza de un agradable clima mediterráneo. Sin embargo, en toda la provincia se pueden distinguir hasta 3 subclimas dependiendo de la zona a donde viajemos. Con todo, las temperaturas son agradables durante la mayor parte del año. Sabiendo esto, te recomendamos viajar a Alicante entre los meses de marzo y septiembre, cuando los días son largos y soleados, perfectos para disfrutar de las playas alicantinas.

Por otra parte, la provincia destaca por su desbordante oferta de ocio, albergando hasta 10 fiestas de Interés Turístico Internacional. Sin duda, buenas razones para visitar la provincia de Alicante.

De todas las fiestas te recomendamos las Hogueras de San Juan, celebradas en la ciudad de Alicante en junio. También merecen mucho la pena las Fiestas de Moros y Cristianos en Villajoyosa, Alcoy y Crevillente; la Semana Santa de Crevillente y la de Orihuela; el Misterio de Elche y la Procesión del Domingo de Ramos en la ciudad de Elche.

Aunque la provincia alicantina es una de las más pequeñas de España, atesora en su territorio una gran cantidad de lugares de interés. Es por ello que al menos necesitarás una semana para conocer la mayoría de cosas que ver en la provincia de Alicante. Será tiempo más que suficiente para hacer alguna de las principales rutas y, como no, descansar algunos días en sus célebres playas.

En caso de que quieras solo visitar la capital, entonces te recomendamos al menos reservar un fin de semana largo o un puente para descubrir todos los encantos que ver en la ciudad de Alicante.

Rutas de 1 día

Embalse de Guadalest: el valle de Guadalest es conocido como la "joya esmeralda de Alicante", por su desbordante naturaleza y también por el color de las aguas de su embalse, que reflejan las frondosas montañas cercanas. Es uno de los itinerarios más populares de los que se pueden hacer en la provincia de Alicante.

Rutas de más de 1 día

Ruta de los Castillos del Vinalopó: la ruta recorre los diversos castillos de origen musulmán que se encuentran cerca del río Vinalopó, que recorre la provincia de Alicante de norte a sur. Con poco más de 75 km, es ideal para hacer en coche. El itinerario comienza en Banyeres de Mariola y termina en Santa Pola.

Ruta de los Moriscos: al norte de la provincia de Alicante encontramos lugares que aún conservan el encanto de los pequeños pueblos rurales de origen musulmán convertidos posteriormente al cristianismo, denominados moriscos.

Ruta del Vino de Alicante: se trata de un singular recorrido por las comarcas alicantinas productoras de vino: Vinalopó, al sur, y la Marina, al norte. La ruta permite descubrir municipios con un rico patrimonio cultural a través de la enología.