Qué ver en Jaén.

Catedral de Jaén por Cle 80 (Wikimedia Commons)

Aunque la provincia de Jaén quizás sea le menos turística de Andalucía, lo cierto es que hay muchas más cosas que ver en Jaén de las que nos imaginamos. La provincia, situada al norte de Andalucía, en una ubicación clave durante el período musulmán, puede conocerse en un par de días, aunque te sorprenderá tanto que querrás volver. Conocida como "tierra de olivos y castillos", cada uno de sus rincones está lleno de historia y brinda al visitante una riqueza patrimonial que incluye monumentales ciudades Patrimonio de la Humanidad.

Preguntas Frecuentes sobre

Qué ver en Jaén

Para que no te pierdas nada en tu visita a Jaén, te dejamos con un completo listado con todos los atractivos y tesoros que esconde la provincia. Prepárate, porque comenzamos un interesante paseo por la provincia jienense:

  • Catedral de Jaén: se trata de uno de los grandes símbolos de la ciudad. La Catedral de Nuestra Señora de la Asunción se construyó sobre las ruinas de la antigua mezquita mayor tras la conquista de Fernando III, a mediados del siglo XIII. De estilo renacentista, en ella destaca la fachada, la capilla mayor, el coro y la sacristía, todos auténticos referentes de este movimiento arquitectónico.
  • Castillo de Santa Catalina: junto a la catedral, es otro de los imprescindibles que ver en Jaén. Este antiguo castillo fue construido sobre los restos de una antigua fortaleza árabe para defender la ciudad. Te recomendamos visitar su centro de interpretación, donde conocer un poco más acerca de su historia; su plaza de armas y la Torre del Homenaje. Y, por supuesto, no te pierdas las espectaculares vistas desde la cima, desde donde podrás disfrutar de una completa panorámica de Jaén y del Valle del Guadalquivir.
  • Baños árabes: es otro de esos rincones que no deberías perderte por nada del mundo en una visita a la ciudad jienense. Situados en los sótanos del Palacio de Villardompardo, los Baños Árabes fueron construidos en el siglo XI y están considerado los más grandes y mejor conservados de toda Europa. Un plan perfecto para seguir conociendo la historia y la cultura de la ciudad.
  • La judería: también conocido como Barrio de Santa Cruz, la antigua judería jienense se mantuvo a lo largo de 12 siglos, incluso después de que los judíos de Al-Andalus fuesen expulsados, pues muchos de ellos se reconvirtieron, pero mantuvieron en secreto su fe. Hoy en día recorrer sus calles es un auténtico placer, una actividad ideal para empaparse de su historia.
  • Baeza: es sin duda una de las joyas que ver en la provincia de Jaén y, a la vez, uno de los pueblos más bonitos de toda la geografía andaluz. Su impresionante casco antiguo de estilo renacentista fue catalogado como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Entre los monumentos de obligada visita se encuentran la Plaza de Santa María, presidida por su maravillosa Catedral, obra maestra del Renacimiento español con influencias del gótico y el mudéjar; la Puerta de Úbeda; el antiguo Seminario de San Felipe Neri y, por supuesto, el Palacio de Jabalquinto, un precioso edificio palatino del siglo XV en el que destaca su fachada de estilo gótico isabelino.
  • Úbeda: se trata de otra de las ciudades con el título de Patrimonio de la Humanidad. Úbeda sorprende al viajero por su casco antiguo de estilo renacentista, pero también por acoger restos de otras culturas como la íbera, la romana, la musulmana, etc. Entre sus monumentos más sobresalientes están la preciosa Basílica de Santa María de los Reales Alcázares, el Palacio de las Cadenas, el Palacio del Deán Ortega y la Sacra Capilla del Salvador. Por no mencionar el Hospital de Santiago, obra de Andrés de Vandelvira y apodado por muchos como el "Escorial Andaluz".
  • Alcalá la Real: dominada por la imponente Fortaleza de la Mota, la encantadora ciudad de Alcalá la Real es uno de los imprescindibles que ver en la provincia de Jaén. El castillo data de época musulmana y ofrece espectaculares vistas de Alcalá y el paisaje de olivos del entorno. El paso por la ciudad también incluye la visita a la Plaza del Ayuntamiento, la Iglesia de las Angustias y el Convento de la Trinidad.
  • Cazorla: esta localidad jienense ofrece la perfecta combinación entre naturaleza y patrimonio cultural. Rodeado de olivares y la Sierra de Jaén, este municipio es la capital del Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas. Pero, además, también puede presumir de un notable patrimonio cuyo máximo exponente es el majestuoso Castillo de la Yedra. Además, en un paseo por sus recoletas calles de casas encaladas, deberías visitar también la bonita plaza de Santa María, la Iglesia de San Francisco, la Fuente de las Cadenas o Palacio de la Merced.

La provincia se caracteriza principalmente por su clima cálido, con veranos bastante calurosos y secos e inviernos más fríos y lluviosos. Así, tenemos que la mejor época para viajar a Jaén sería de marzo a octubre, cuando los días son largos y las temperaturas suaves, un escenario ideal para descubrir la mayor cantidad de cosas posible.

Asimismo, una genial idea es visitar la provincia de Jaén al tiempo que se celebran sus festividades más señaladas. Las festividades cristinas desatan pasiones en todo Andalucía y aquí no iba a ser menos. Destacan las procesiones de Semana Santa de ciudades como Jaén, Úbeda o Baeza, todas ellas declaradas de Interés Turístico Nacional. También te recomendamos acudir a la Fiesta de moros y cristianos, celebrada en agosto y la Fiesta de la Aceituna, celebrada en la localidad de Martos el 8 de diciembre.

La provincia jienense, situada entre las más extensas de España, ofrece innumerables atractivos por los que merece la pena la visita. Es por ello que te hará falta al menos una semana para conocer la mayor parte de rincones especiales que ver en la provincia de Jaén. Como es lógico, no tendrás tiempo de verlo todo y te dejarás algo atrás, pero casi mejor, ¡así volverás!

Si en cambio solo tienes pensado visitar la capital, entonces te recomendamos que reserves al menos un par de días para conocer los más notables atractivos turísticos que ver en la ciudad de Jaén.

Rutas de 1 día

Ruta del aceite: el oleoturismo es un gran reclamo turístico de Jaén y prueba de ello son las diversas rutas que recorren la provincia. Este itinerario recorre la campiña olivarera jienense, repleto de olivares, haciendas y cortijos gracias a los que descubrir la forma de vida en estas tierras. La ruta atraviesa los municipios de Torredelcampo, Torredonjimeno, Martos y Alcaudete a lo largo de 55 kilómetros.

Vía Verde del Guadalimar: esta ruta tiene su origen en las antiguas vías ferroviarias que unían las localidades de Baeza y Utiel. El trayecto discurre por localidades como Linares, Ibros, Lupión, Torreblascopedro y Begíjar, descubriendo al viajero el rico entorno natural jienense de las vegas del Guadalimar y el Guadalquivir.

Ruta Úbeda y Baeza: el recorrido, que también puede hacerse en solo 24 horas, discurre por estas dos ciudades declaradas Patrimonio de la Humanidad, que aún conservan esa magia de hace 500 años. Dos de los máximos exponentes del renacimiento español y lugares imprescindibles que ver en la provincia de Jaén. En caso de hacerlo en dos días, podrás dedicar una jornada a cada ciudad en un día y ver de forma sosegada sus principales puntos de interés.