Qué ver en Orense.

Monasterio en la Ribeira Sacra por Gregorio Puga Bailón en Flickr

Injustamente desconocida y poco visitada al ser la única provincia gallega sin salida al mar, lo cierto es que hay muchos lugares mágicos que ver en Ourense. Y es que esto es precisamente lo que la hace única, puesto que a lo largo de la provincia es posible visitar espacios naturales de inusitada belleza y pueblos llenos de encanto, donde el tiempo parece haberse detenido.

Preguntas Frecuentes sobre

Qué ver en Orense

Además, tanto la ciudad como la provincia son un destino termal de primer orden, que atrae a miles de visitantes que disfrutan de sus milenarios balnearios y aguas medicinales. A continuación, te dejamos con los principales puntos de interés que te interesará saber para organizar tu viaje a la provincia de Ourense:

  • Ourense: la capital provincial es una ciudad que aún alberga importantes vestigios de su historia, en la que los romanos fueron protagonistas. Uno de ellos es el puente medieval, conocido como A Ponte Vella. Este viaducto de origen romano y reconstruido en el siglo XVII, es hoy en día un auténtico símbolo de la ciudad. En el casco antiguo orensano tampoco deberías perderte la catedral de San Martín, la iglesia barroca de Santa María Madre, el edificio de la casa consistorial, el pazo Oca-Valladares o el Convento de San Francisco, cuyo claustro es un auténtico espectáculo visual.
  • Ribadavia: este pequeño pueblo vinculado estrechamente al vino Ribeiro alberga en sus calles un notable patrimonio cultural y artístico. Entre los lugares de interés destaca el castillo de los Sarmiento y, principalmente, su antiguo barrio judío, el mejor conservado de todo Galicia.
  • Carballiño: aunque la ciudad sea insulsa, lo cierto es que su término municipal su ofrece algunas de las mejores cosas que ver en Ourense.  Las tierras destacan por sus famosas aguas termales y sus balnearios, como el de Caldas de Partovia. También son de obligada visita el majestuoso Templo de la Veracruz o la iglesia de Santa Baia de Banga. Ademaś, ofrece lugares cercanos en los que hacer un viaje a la historia como el Castro de San Cibrao de Las.
  • San Cristovo de Cea: en esta pequeña localidad y municipio el principal atractivo es el histórico Monasterio de Santa María la Real de Oseira. Además, su pan, elaborado aún de forma tradicional, es uno de los más deliciosos de Galicia y cuenta hasta con fama internacional.
  • Allariz: el casco histórico de la villa fue declarado Conjunto-Histórico Artístico por la relevancia de sus monumentos y Premio Europeo de Urbanismo por la cuidada rehabilitación realizada. Destacan monumentos como las iglesias románicas de San Esteban y Santiago, la iglesia barroca de San Benito, el convento de Santa Clara y la casa-torre de Castro Ojea.
  • Verín: este pueblo, cercano al Castillo de Monterrey, destaca por sus carnavales, conocidos como Entroido. En estas fiestas, que se prolongan durante semanas y son sumamente populares en Galicia, tienen lugar apasionantes bailes de máscaras, desfiles, degustaciones y celebraciones típicas.

Cualquier momento del año es bueno para viajar a Ourense. Aunque lo cierto es que, debido a su clima de influencia continental, presenta inviernos lluviosos y fríos y veranos con altas temperaturas, que en algunos momentos llegan casi a los 40 grados. Es por ello que la mejor época para viajar a la provincia es desde marzo a finales de septiembre. Es en esa época cuando encontrarás temperaturas altas, las más elevadas de todo Galicia y precipitaciones menos frecuentes, aunque sin olvidarse nunca del paraguas. Por si acaso, ¡que nunca se sabe!

Una de las mejores opciones es visitar Ourense coincidiendo con fiestas señaladas como el Magosto, una celebración gastronómica alrededor del fuego y las castañas asadas que se celebra en los meses de octubre o noviembre. También merecen la pena la Festa da Istoria de Ribadavia, declarada de Interés Turístico Nacional, además de las fiestas de la noche de San Juán y los carnavales (Entroido) de Verín, Laza o Xinzo de Limia, celebrados en los primeros meses del año.

Aunque Ourense no es una provincia excesivamente grande, lo cierto es que te harán falta al menos una o dos semanas para conocerla. ¡Y seguro que te dejarás cosas sin ver! Sin embargo, sí que podrás hacer alguna de las rutas más bonitas y conocer los imprescindibles qué ver en Ourense. Si aceptas un consejo, te recomendamos preparar bien la escapada y concentrar las diferentes visitas por zonas, ya que los desplazamientos por las reviradas carreteras locales pueden ser bastante largos.

Si por algo destaca la provincia de Ourense es por sus preciosos paisajes, albergando en su interior varios parques naturales que te dejarán sin palabras. Apunta en tu agenda el Parque Natural Baixa Limia-Xurés, Parque Natural de O Invernadeiro y el Parque Natural Serra da Enciña da Lastra. Este último, con sus grandes extensiones de encinas ofrece fascinantes paisajes más propios de lugares mediterráneos que de Galicia.

No te pierdas también lugares como el Souto de Rozabales y Pena Trevinca, cumbre más alta de Galicia y destino privilegiado para ver las estrellas.

Rutas de un día

Ruta termal por Ourense: la provincia es un destino termal con fama en toda España. Si bien en la provincia hay lugares de sobra para alargar la ruta varios días, los cierto es que un día puede ser suficiente para conocer algunas de las termas naturales más famosas como las de Outariz, Chavasqueira y Muiño de Veiga.

Casco antiguo de Ourense: aunque no es de los centros históricos más extensos, se trata de una visita casi obligada, debido a su belleza. En cualquier caso, con 1 día (a lo sumo 2) será suficiente para conocer los edificios y lugares más emblemáticos de la ciudad.

Rutas de más de un día

Camino de Santiago: esta famosa ruta jacobea pasa por la provincia en varios de sus recorridos, aunque el más notable es el Camino Sanabrés, que pasa por la propia ciudad de Ourense.

Ruta por la Ribera Sacra: sin duda, es una de las mejores rutas que hacer en Ourense, ya que permite conocer uno de sus principales atractivos. La Ribeira Sacra gallega es la perfecta conjunción entre patrimonio y naturaleza. ¿Sabías que aquí se encuentra la concentración de edificios de estilo románico más alta de Europa? Planifica tu escapada y descubre monumentos como los monasterios de Santo Estevo de Ribas de Sil, Santa Cristina de Ribas de Sil y Xunqueira de Espadañedo. Y por supuesto, por el camino no te pierdas miradores como Cabezoás, los balcones de Madrid, o Cabo do Mundo o las pasarelas sobre el río Mao.

Disfruta de las actividades que te ofrecemos en Orense

Momentos únicos e inolvidables