Toda la información, rutas, etapas y lugares de interés del

Camino de Santiago

Bienvenido a una de las experiencias más maravillosas y fascinantes que se pueden hacer hoy en día, el Camino de Santiago. Esta ruta de origen medieval, surgida a partir del descubrimiento de la tumba del Apóstol Santiago el Mayor en la Alta Edad Media, es recorrida en la actualidad por más de 300.000 personas al año. Si estás dispuesto a ser uno de ellos, en caminoon.com hemos recopilado todo lo que necesitas para elegir la opción que mejor se adapte a tus necesidades, tiempo y forma física. Y es que, aunque todos los caminos llevan a Santiago, tú eliges el camino que quieres recorrer. Explora toda la información que hemos puesto a tu alcance y empieza la aventura. ¡Buen camino!

La información más práctica sobre las rutas del Camino de Santiago

Descubre todos los itinerarios que forman parte del Camino de Santiago

Todas las etapas del Camino de Santiago

Conoce todas las etapas del Camino a Santiago y vive una experiencia maravillosa

Etapa Recorrido KM Dificultad Conocer Etapa
1 Saint Jean Pied de Port – Roncesvalles 24,2 Alta
2 Roncesvalles – Zubiri 21,4 Media
3 Zubiri – Pamplona 20,4 Baja
4 Pamplona – Puente la Reina 23,9 Media
5 Puente la Reina – Estella 21,6 Media
6 Estella – Los Arcos 21,3 Media
7 Los Arcos – Logroño 27,6 Media
8 Logroño-Nájera 29 Media
9 Nájera – Santo Domingo de La Calzada 20,7 Baja
10 Santo Domingo de La Calzada – Belorado 22 Baja
11 Belorado - San Juan de Ortega 23,9 Media
12 San Juan De Ortega – Burgos 25,8 Media
13 Burgos – Hornillos Del Camino 21 Media
14 Hornillos Del Camino – Castrojeriz 19,9 Media
15 Castrojeriz – Frómista 24,7 Media
16 Frómista – Carrión De Los Condes 18,8 Baja
17 Carrión De Los Condes – Terradillos De Los Templarios 26,3 Media
18 Terradillos De Los Templarios – Bercianos Del Real Camino 23,2 Media
19 Bercianos Del Real Camino – Mansilla De Las Mulas 26,3 Media
20 Mansilla De Las Mulas – León 18,5 Baja
21 León – San Martín Del Camino 24,6 Media
22 San Martín Del Camino – Astorga 23,7 Media
23 Astorga – Foncebadón 25,8 Media
24 Foncebadón – Ponferrada 26,8 Media
25 Ponferrada – Villafranca Del Bierzo 24,2 Media
26 Villafranca Del Bierzo – O Cebreiro 27,8 Alta
27 O Cebreiro – Triacastela 20,8 Media
28 Triacastela – Sarria 17,8 Media
29 Sarria – Portomarín 22,2 Media
30 Portomarín – Palas De Rei 24,8 Media
31 Palas de Rei – Arzúa 28,5 Media
32 Arzúa – O Pedrouzo 19,3 Media
33 O Pedrouzo – Santiago De Compostela 19,4 Media
 
Etapa Recorrido KM Dificultad Conocer Etapa
1 Ferrol – Neda 15,3 Media
2 Neda – Pontedeume 12,4 Media
3 Pontedeume – Betanzos 19,7 Media
4 Betanzos – Bruma 24 Alta
5 Bruma – Sigüeiro 24,4 Media
6 Sigüeiro -Santiago de Compostela 15,7 Baja
 
Lugares de interés en el Camino de Santiago

Encuentra todos los lugares de interés del Camino de Santiago

Preguntas Frecuentes sobre el

Camino de Santiago

Uno decide hacer el Camino de Santiago de repente. En cierto momento, sin aparentes motivaciones ni grandes boatos, esa idea que llevaba planeando desde siempre por nuestras cabezas se materializa en un hecho. Es entonces cuando nos liamos la manta a la cabeza y comenzamos a ser conscientes de que con el Camino de Santiago viviremos una de las experiencias más inolvidables que existen sobre la tierra. Una aventura que dejará huella y nos enganchará para siempre.

10 razones para realizar el Camino de Santiago

Tanto si necesitas un empujoncito para hacer el camino, como si nunca te habías planteado hacerlo hasta ahora, a continuación, te vamos a dar los 10 motivos para hacer el Camino de Santiago para que disfrutes al máximo de la experiencia tan mágica del peregrinaje.

Encontrarse con uno mismo en el Camino de Santiago

La mayoría de personas que logran acabar cualquiera de las rutas jacobeas aseguran que una de las mejores cosas que le han ocurrido a lo largo de su periplo a Compostela es que han vuelto a encontrarse consigo mismos. Caminar de 5 a 8 horas diarias, en muchas ocasiones en silencio y sin las distracciones de la vida diaria, hace que uno tenga tiempo para pensar y reflexionar. Llegar agotados al albergue, maravillarse con los paisajes que nos depara el increíble Camino de Santiago, vivir con lo mínimo o tomar decisiones importantes para planificar el día son aspectos que nos permitirán apreciar el valor de las pequeñas cosas.

Conocer gente, la magia del Camino de Santiago

Aunque decidas peregrinar en solitario para hacer un viaje interior, no te olvides que también es una excelente oportunidad para socializar con personas de diferentes países, culturas o edades. Sin duda, una forma única de abrir tu mente y entablar nuevas relaciones en un ambiente de fraternidad.

Visitar la tumba del Apóstol, la recompensa final del Camino de Santiago

Para los católicos visitar los restos del apóstol Santiago es uno de los principales motivos. Pero incluso los no creyentes o ateos se sienten atraídos por tan legendario y mágico reclamo. Y es que, la leyenda del Apóstol Santiago es lo bastante grande como para que personas de cualquier creencia decidan peregrinar hasta su tumba.

Motivos religiosos, el principio y la actualidad para muchos en el Camino de Santiago

Los creyentes hacen el recorrido hasta la cripta del Apóstol con la finalidad de hacer peticiones al santo o cumplir promesas. Aunque lo cierto es que esto incluye incluso a personas agnósticas, que deciden peregrinar a Santiago movidos por diversos motivos espirituales o creencias, más allá del catolicismo. Simplemente para hallar su paz interior.

Vivir en contacto con la naturaleza y aislarse en el Camino de Santiago

Independientemente de la ruta que elijas, te llevará por senderos y parajes increíbles, perfectos para reconectar con la naturaleza. Prepárate para descubrir paisajes de contrastes y respirar aire fresco.

Poder descubrir lugares maravillosos y rincones impensables en el Camino de Santiago

Otro buen motivo para hacer el Camino de Santiago es la posibilidad de descubrir y disfrutar de los maravillosos lugares que atraviesa esta ruta jacobea. Cada itinerario tiene sus particularidades, pero te aseguramos que no te equivocarás sea cual sea tu elección final, ya que todos tienen mucho que ver.

Caminar por senderos transitados desde hace siglos en la Camino de Santiago

Sin duda, realizar el mismo peregrinaje que hicieron peregrinos de toda Europa hace siglos es por sí mismo un gran motivo. Pensándolo fríamente, es algo maravilloso. Y es que a lo largo del recorrido del Camino de Santiago pasarás por los mismos caminos que hace cientos de años pisaron ilustres personajes de la época, además de conocer leyendas que han trascendido mucho más allá de la tradición cristiana.

Empaparse de cultura a través del Camino de Santiago

Fue declarado el primer Itinerario Cultural Europeo y, además, también fue catalogado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, prueba de su gran importancia. A lo largo de cualquiera de sus rutas, el peregrino se encontrará con miles de monumentos y construcciones de diferentes corrientes arquitectónicas y gran valor patrimonial. Y lo mejor de todo, podrá conocerlas a un ritmo pausado, sin prisas. Además, también es una de las mejores formas de conocer la cultura gastronómica de las diferentes regiones, cada una de ellas con sus especialidades propias.

Ponerse en forma para el Camino de Santiago

Si, muchas personas también se toman el Camino de Santiago como un reto para ponerse en forma. A fin de cuentas, es una oportunidad para evaluar su resistencia física y psicológica superando las dificultades que día a día impone la ruta. Y lo cierto es que la mayoría de personas se sorprenden con su capacidad de superación ante el dolor o cansancio.

Obtener la Compostela, el recuerdo que nunca olvidarás del Camino de Santiago

Llegar a Santiago y ganar la Compostela es otra de las grandes razones para hacer el Camino de Santiago, más allá de motivaciones religiosas. Y es que este documento certificará que has completado al menos 100 kilómetros a pie o 200 en bicicleta. Un souvenir perfecto para no olvidar nunca esta fascinante experiencia.

Gracias a la labor de la Oficina del Peregrino podemos saber cuáles son los puntos de partida más elegidos en los últimos tiempos para comenzar el Camino de Santiago. Es un hecho que existen ciertas localidades o ciudades más populares y recurrentes que otras. Así que, si quieres saber dónde eligen la mayoría de los peregrinos comenzar su aventura, permanece atento.
  • Camino de Santiago desde Sarria: es sin duda el punto de inicio favorito para la mayoría de peregrinos. El motivo principal es que se localiza en el itinerario más popular y, además, se encuentra separada por poco más de 100 kilómetros de Santiago de Compostela, requisito indispensable para obtener la Compostela.
  • Camino de Santiago desde Roncesvalles: primer pueblo del Camino Francés en España, este pueblo navarro es uno de los puntos de partida más populares. Y es que, si bien entre Saint Jean y la localidad navarra hay poco más de 20 kilómetros, hay por medio un exigente puerto de montaña que muchos evitan atravesar.
  • Camino de Santiago desde Saint Jean Pied de Port: esta localidad es considerada por muchos como el verdadero punto de inicio del Camino Francés al ser la última localidad del país galo antes de entrar en España.
  • Camino de Santiago desde Oporto: se trata de la tercera opción más elegida por los romeros como punto de partida. Además, permite descubrir esta preciosa y monumental ciudad portuguesa.
  • Camino de Santiago desde Tui: otra opción muy demandada es realizar el Camino Portugués desde este pueblo gallego situado justo en la frontera entre España y Portugal y situada a poco más de 100 kilómetros de la capital gallega.
  • Camino de Santiago desde Lisboa: aunque no es de las salidas más populares, se trata de la primera etapa del Camino Portugués Central, motivo por el que muchos peregrinos del sur de Portugal lo eligen como punto de partida.
  • Camino de Santiago desde O Cebreiro: aunque desplazado por otros puntos de partida que se han vuelto más populares en los últimos años, lo cierto es que el legendario pueblo lucense de O Cebreiro, aún sigue seduciendo a muchos romeros para comenzar su Camino a Santiago.
  • Camino de Santiago desde León: más de 300 kilómetros separan la capital leonesa de Compostela a través del Camino Francés. Un punto de inicio ideal para conocer una ciudad milenaria con una gran riqueza monumental.
  • Camino de Santiago desde Oviedo: el lugar ideal para emular los pasos del rey astur Alfonso II, el primero que caminó hasta Santiago tras conocerse el hallazgo del cuerpo del Apóstol. En la capital asturiana podrás además enamorarte de una ciudad monumental, regia y, sobre todo, hospitalaria.
  • Camino de Santiago desde Ferrol: la ciudad departamental, a poco más de 100 kilómetros de Santiago, es popular por ser la primera etapa del Camino Inglés, motivo por el que muchos la eligen como punto inicial.
  • Camino de Santiago desde Irún: se trata del punto de comienzo del Camino del Norte, una ruta ideal para descubrir paisajes fascinantes y deliciosa gastronomía.
  • Camino de Santiago desde Ponferrada: en esta conocida ciudad leonesa estrechamente vinculada al Camino de Santiago confluyen dos de los itinerarios más importantes: el Camino Francés y el Camino de Invierno.

Aunque el número total de peregrinos que hacen el Camino de Santiago varía según el año, dependiendo de si es Año Santo o no, lo cierto es que en los últimos tiempos la tendencia no hace más que crecer. El último Año Santo (2010) supuso un auténtico punto de inflexión. Ese año alcanzaron Compostela casi 271.000 personas, marcando un hito que parecía difícil de superar. Sin embargo, fue superado ya en 2016 con más de 277.000 peregrinos y sigue al alza. En 2919, último año con datos completos, el total de romeros fue de 347.578, un 6,17% más que en 2018.

Así, podemos decir que el Camino atrae a cientos de miles de personas cada año. Y ojo, estas cifras no tienen en cuenta el número de peregrinos que no terminaron en Santiago o aquellos que no solicitaron la Compostela, por lo que como podemos imaginarnos, la cifra real seguramente sea de unas decenas de miles más.

Como te podrás imaginar, no existe una respuesta objetiva a la pregunta de cuál es el mejor Camino de Santiago. Y es que cada uno tiene sus gustos y elegir una u otra ruta dependerá más de ello que de cualquier otra cosa. Todo dependerá de cuánto tiempo tengas para hacerlo, de la dificultad que puedas asumir, de si lo harás a pie o en bicicleta o de si te gustan más los parajes de costa o los de interior.

Cada ruta jacobea tiene algo especial que la hace diferente. De todos modos, si no estás seguro sobre qué ruta elegir podemos darte algunos consejos. Si prefieres una ruta con vistas a la costa te aconsejamos el Camino del Norte o el Camino Portugués por la Costa. En caso de que te apetezca conocer gente de todo el mundo y hacer la ruta más famosa, entonces te recomendamos el Camino Francés. Si eres de los que se plantea el Camino de Santiago como un viaje introspectivo y espiritual, tus opciones podrían ser el Camino Sanabrés o el Camino de Invierno. Por último, si lo que te va es la aventura y caminar entre montañas, deberías elegir entonces el Camino Primitivo.

Si eres de los que disponen de poco tiempo para hacer el Camino de Santiago, no te preocupes porque existen varias alternativas para poder disfrutar de la experiencia. Y es que no todas las personas pueden permitirse dedicar varias semanas o un mes entero a hacerlo, por eso se plantean recorrerlo en mucho menos tiempo. Sin embargo, tener poco tiempo no significa que debamos renunciar a hacer los 100 kilómetros necesarios a pie (200 en bicicleta), tras los que recibiremos con orgullo la Compostela.

Podríamos decir que el Camino de Santiago más corto sería aquel que permita hacer los últimos 100 kilómetros en aproximadamente 5 días, a una cómoda media de 20 kilómetros por etapa. Así, ciudades o pueblos como Lugo (Camino Primitivo), Sarria (Camino Francés), Ourense (Camino Sanabrés) Vilalba (Camino del Norte), Tui (Camino Portugués) o Monforte de Lemos (Camino de Invierno) se han convertido en populares puntos de partida. Todas ellas se encuentran a poco más de la centena de kilómetros necesarios.

Eso sí, teniendo en cuenta todos los kilómetros que componen cada ruta, no cabe duda de que el Camino de Santiago al completo de menos longitud es el Camino Inglés, que comienza en Ferrol, ciudad separada de Santiago de Compostela por poco más de 110 kilómetros. Además, el Camino de Fisterra y Muxía, que descubre al peregrino la Costa da Morte, considerada el fin del mundo conocido y lugar de gran significado para las culturas precristianas, es también una excelente alternativa para completar la distancia necesaria para obtener la preciada Compostela.

Hay que tener en cuenta que no existe un Camino de Santiago más largo de por sí, puesto que cada persona puede hacerlo desde su propia casa. Ahora bien, más allá de conexiones o rutas secundarias, el itinerario jacobeo más largo entre los más conocidos y populares es el Camino del Norte con más de 820 kilómetros de longitud e inicio en Irún. Sin embargo, muchas de las principales rutas jacobeas como el Camino Francés o el Camino Inglés tienen ramificaciones que llegan hasta países como Alemania, Austria, Inglaterra, Irlanda, Italia e incluso las repúblicas bálticas.

Esta pregunta es como preguntar a un niño si quiere más a mamá o a papá. Realmente, no existe un Camino de Santiago más bonito per se. Cada uno tiene sus encantos y lo cierto es que te recomendamos hacerlos todos. Sin embargo, como en otros casos, también podemos darte algunos datos con los que podrás valorar y acertar con la elección de la ruta jacobea.

La ruta más famosa y aclamada por los peregrinos, el Camino Francés, es una excelente opción pues esconde etapas de gran belleza. A cambio, te encontrarás con un itinerario ya bastante masificado. Sea como sea, será siempre un acierto seguro, especialmente si nunca has realizado el Camino de Santiago. Un camino de contrastes que atraviesa el norte de España y que te llevará desde los parajes pirenaicos de Roncesvalles a los famosos viñedos de La Rioja, pasando por encantadores pueblos medievales de la Meseta y la magia del rural gallego.

El Camino Portugués por la Costa por su parte, atrae cada vez a más romeros por la inigualable belleza de sus paisajes litorales y la tranquilidad de una ruta aún poco conocida. Durante el recorrido pasarás por bonitos pueblos costeros repletos de acantilados, playas, castros, montes, etc.

La segunda ruta más elegida por los peregrinos es el Camino Portugués del Interior, que viene en imparable crecimiento desde hace años. Se trata de un itinerario relativamente fácil, pues no presenta grandes pendientes ni puertos de montaña y, además, gracias a que está dotado de una buena infraestructura, permite plantear etapas de corta duración. Haciéndolo podrás conocer más en profundidad el rural luso, con sus pequeñas aldeas y núcleos urbanos llenos de encantos y tradición.

El Camino del Norte es también considerado uno de los más hermosos, pero también de bastante dificultad y el más largo, con 820 kilómetros. El itinerario discurre en su mayoría entre el mar Cantábrico y las montañas, atravesando valles y bosques que embelesan a los romeros, configurando así uno de los caminos más emocionantes y atractivos de todos los que existen.

El Camino Primitivo, poco masificado, es la ruta más antigua de todas. Se trata de una ruta de gran esplendor natural y notable riqueza etnográfica. Esta ruta jacobea discurre por tranquilas y hospitalarias aldeas de Asturias y Galicia, contemplando paisajes rurales inolvidables.

Para finalizar, no podemos olvidarnos Caminos de Santiago como la Vía de la Plata con el Camino Sanabrés, que atraviesa España desde Sevilla; o el Camino de Fisterra, epílogo obligado para la mayoría de peregrinos que persiguen su sueño de llegar al considerado durante siglos como el fin del mundo.

Estamos ante un tema difícil de valorar, pues en muchos casos, dependerá de la percepción de cada romero. Sin embargo, ajustándonos a cosas realmente tangibles como la longitud o la orografía, además de la infraestructura de albergues y los servicios, podemos hacernos una idea de la dificultad de cada ruta jacobea.

La mayoría de peregrinos coinciden en que uno de los Caminos de Santiago más sencillos es el Camino Portugués por la Costa, ya que apenas presenta desniveles de consideración y, además, no es demasiado largo. Por su parte, el Camino Primitivo, es considerado por muchos como el de más dificultad, debido a que transita por zonas montañosas entre Galicia y Asturias no demasiado dotadas de servicios. Igualmente, el Camino Francés, con sus más de 800 kilómetros, varios puertos de montaña y largas etapas al sol en la meseta castellana, es considerado por muchos como una exigente ruta jacobea.

Este viaje rumbo a Compostela, siguiendo las flechas amarillas que llevan a la tumba del apóstol Santiago descubre al viajero el norte de la Península Ibérica a través de parajes de gran belleza y relevancia histórica. Ya sea por el concurrido Camino Francés, por el hermoso Camino Portugués o el legendario Camino Primitivo; a pie, en bicicleta o a caballo, el Camino de Santiago es una experiencia única y enriquecedora. A continuación, te dejamos con varias curiosidades que seguramente no conocías sobre esta ruta jacobea.

  • El origen del Camino: cuenta la leyenda que en el año 813 un pastor encuentra un curioso sepulcro en un apartado lugar de Galicia. años después, cuando el obispo Teodomiro conoce la noticia, lo comunica al rey Alfonso II el Casto, que de aquellas mandaba en un pequeño reino cristiano de las montañas asturianas. Inmediatamente, el rey astur decide ir en persona a comprobar el hallazgo tomando el único camino que existía desde Oviedo a Santiago, entrando en Galicia por A Fonsagrada. Es este trazado el que hoy se conoce como Camino Primitivo, considerado la más antigua de las rutas de peregrinación a Compostela.
  • ¿Por qué existen tantos caminos de Santiago? Pues simplemente porque cada viajero hizo su propio camino, desde su lugar de origen hasta Compostela. Posteriormente, algunas de las rutas se fueron haciendo más populares y transitadas, aunque nunca se llamaron Camino de Santiago. No fue hasta 1993, cuando la Unesco lo incluyó en la lista de patrimonio mundial y se denominó Camino de Santiago a la variante francesa. Aunque en esencia, la palabra se utiliza para denominar a todas las rutas de peregrinación a la capital de Galicia.
  • El boom de los albergues: si algo ha cambiado la historia de los Caminos, ha sido la proliferación de albergues de todo tipo. Una buena prueba de ello es que en el ayuntamiento de Sarria hay nada más y nada menos que 30 albergues, 7 de ellos en la misma calle.
  • La irrupción de las nuevas tecnologías: los smartphones y el wifi han propiciado profundos cambios de hábitos: ahora se reserva alojamiento en plataformas online, se contacta por Facebook para reservar plaza en los albergues o se consulta sitios web como caminoon.com, donde podrás encontrar toda la información que necesitas para organizar tu aventura.
  • La prueba del desafío: La Compostela es el documento que certifica haber hecho el Camino por devoción, por un voto o por piedad. Este pergamino es emitido por la Iglesia y solo se entrega a quien demuestre haber completado los 100 últimos kilómetros a pie o a caballo o los últimos 200 en bicicleta. ¿Sabías que existe un documento para los no creyentes? Se denomina Certificado de Acogida a la ciudad de Compostela y da fe igualmente de haber completado el itinerario.
  • El primer peregrino: aunque nunca se sabrá con certeza, lo cierto es que la historia atribuye este honor a Gotescalco, arzobispo de Le Puy. En el año 950 viajó desde Aquitania acompañado de su comitiva y se aseguró de recopilar la suficiente información para crear una ruta de peregrinación medieval. Después de ello, muchos franceses y personas del norte de Europa decidieron peregrinar a Santiago siguiendo su camino.
  • La pérdida del Apóstol: corría el año 1558 cuando San Clemente, arzobispo de Santiago, temiendo un ataque de los piratas ingleses dirigidos por el temible sir Francis Drake, escondió el arca con los restos del apóstol. Curiosamente, tan bien los ocultó que nadie fue capaz de encontrarlos hasta después de más de 300 años. En 1878, al reformar el altar mayor de la catedral, se encontraron restos óseos de tres varones, que posteriormente el papa León XIII reconoció como los restos del apóstol y dos de sus discípulos.
  • Con agua y vino se hace el Camino: justo antes del monasterio de Irache, en Navarra, se encuentra la famosa fuente del Vino. Este grifo milagroso que Bodegas Irache se encarga de mantener abierto, junto a otro de agua, recordando que en la Edad Media a ningún ­peregrino se le negaba un trozo de pan y un vaso de vino. Hoy en día la fuente tiene incluso una webcam para ver en directo a los peregrinos que deciden reponer fuerzas en ella.
  • Pueblos resurgidos: el poder revitalizador que está teniendo esta nueva era dorada de las rutas jacobeas a Santiago alcanza su máxima expresión en Foncebadón, un pueblo de la montaña leonesa que en 1990 estaba totalmente abandonado y en ruinas. En cambio, hoy en día cuenta con varios restaurantes, albergues, un hostal y hasta un pequeño supermercado. Nuevamente, el Camino de Santiago, como en el medievo, vuelve a ser también un motor económico para muchas de esas zonas de la mal llamada “España vaciada”.
  • Leyendas de caballeros: durante el siglo XV se pusieron de moda las peregrinaciones caballerescas y los torneos medievales. Uno de los episodios más legendarios ocurrió en el puente sobre el río Órbigo en León. En 1434 el noble leonés Suero de Quiñones desafió a todo caballero que quisiera cruzarlo a romper tres lanzas contra él. La contienda, llamada del Paso Honroso, se prolongó durante un mes hasta que, concluida, todos los caballeros peregrinaron a Santiago.
  • ¿Por qué las flechas del Camino son amarillas? Las flechas amarillas presentes en todos los Caminos de Santiago y auténtico símbolo universal comenzaron a pintarse en los años 80, cuando esta ruta jacobea aún era muy desconocida para el gran público. Fue en ese momento cuando uno de los grandes impulsores del Camino, Elías Valiña, cura de O Cebreiro, dedicó buena parte de su vida a señalizar el itinerario francés. Desde entonces, varias asociaciones de Amigos del Camino se encargan de mantener y mejorar la señalización en sus áreas de actuación. Además, otro dato curioso es que la pintura original de color amarillo era la misma que la de las obras de la carretera, al tratarse de la pintura más barata de la época.